Kemoko Turay Authentic Jersey  cgdamen  Economía | Valledupar siempre al día

custom writingwrite my paperessay writing service

help paper

Controversia por proyecto de Ley que busca eliminar tres ceros al peso

essay buy

La Superintendencia Financiera dio a conocer las nuevas tarifas del Seguro Obligatorio contra Accidentes de Tránsito (SOAT), el cual aumentará su costo para el año 2018 y quedaría entre $ 154.000 y un millón 200 mil pesos, dependiendo la categoría del vehículo.La intención del Gobierno Nacional de eliminarle tres ceros al peso colombiano que llevan los billetes que circulan en el país ha generado controversia en la sociedad. La idea ha sido acogida de manera positiva por algunos funcionarios públicos y agremiaciones del sector financiero, alegando razones técnicas, de utilidad y para la operatividad de las transacciones comerciales; mientras que académicos y gente del común aseguran que es un proceso inoficioso, que implicará gastos de más.

“Algunos economistas venden esta idea como una manera de manejar la presentación de la información contable en los estados financieros de las empresas, al indicar que estos registran una cantidad de ceros que los hace incompresibles para su lectura, análisis y estudio. Resulta llamativo cómo profesionales que no son contadores terminan buscando argumentos en los sistemas contables en lugar de buscarlos en la propia teoría económica para explicar los fenómenos de la moneda como medio de pago”, aseguró el contador público, especialista en revisoría fiscal y auditoría externa, José Rafael Daza Arias.

 

Otros profesionales que no son de la esfera de las ciencias económicas, pero si hacen parte de las esfera judicial, argumentan que este cambio en la denominación de los billetes serviría como una herramienta de política criminal para combatir a las grandes empresas criminales dedicadas al narcotráfico, debido a que su estructura financiera se encuentra representada en grandes caletas de dinero en efectivo que mantienen fuera del alcance de las autoridades judiciales por estar camufladas en sitios clandestinos que al verse expuestas al cambio monetario tendrían que ser sacadas de sus escondites con la finalidad de buscar convertirlas o cambiarlas por las nuevas denominaciones, lo cual sería una oportunidad para detectarlas y ejercer labores de aprensión por parte de las autoridades durante esa labor cambiaria.

 

Al respecto, Daza Arias manifiesta que “si una organización criminal logra con mucho éxito cambiar divisas obtenidas en sus empresas delictivas por pesos colombianos, cómo no va lograr cambiar billetes guardados en sus caletas por nuevos billetes con las denominaciones que se pondrán en circulación al suprimirles los ceros. Para una empresa criminal lo más difícil es traer divisas extranjeras a nuestro país como producto de sus actividades por fuera de la Ley, para más tarde cambiarlas por pesos colombianos y acceder a ellas como medio de intercambio comercial en sus tareas de blanqueo y lavado de activos”.

Ventajas

El experto de la Contaduría Pública, funcionario de la Fiscalía General de la Nación de Valledupar, quien analizó el tema y se asegura que entre las principales consecuencias que se pueden considerar de esta medida están:

* El consumidor se beneficia de la portabilidad al disponer de billetes y monedas de menores denominaciones en los bolsillos para atender las compras habituales de consumo.

* Es más fácil sacar las cuentas con operaciones sin tantos ceros en las transacciones.

* Simplificación en las operaciones económicas y registros transaccionales en las empresas al evitar tanta digitación de cifras con muchos ceros.

* No habrá un proceso de dolarización, lo que normalmente sucede cuando se pierde confianza en la moneda local, lo cual afectaría la autonomía monetaria del Banco de la República como banco emisor.

* Se produciría un impacto psicológico en la mente de los colombianos, pues considerarían como una ganancia al ver disminuido sus deudas contraídas.

* No representa un mayor cambio y de impulso a la industria local.

* Facilitaría la comprensión de cifras como la del déficit fiscal, que en el momento es complicada de entender por la magnitud de cifras que tiene su cuantificación.

Desventajas

Entre las desventajas más notorias para los colombianos, de acuerdo con Daza Arias está:

* El sobrecosto que deberá asumir el Gobierno para imprimir nuevos billetes y acuñar monedas de baja denominación.

* El revolcón tecnológico que implicaría adaptar los sistemas de pago en las cajas registradoras y los datafonos en los establecimientos de comercio para incluir la nueva unidad monetaria.

* El costo en el cambio de las etiquetas de precio en los inventarios de las empresas.

* Las modificaciones en el software propio de los cajeros electrónicos en los bancos; de las máquinas dispensadoras de productos alimenticios para consumo en oficinas; de las máquinas de juego en los casinos, en las cuales se deben hacer cambios para su operatividad con las nuevas denominaciones de los billetes de baja denominación.

* La liquidación de los créditos comerciales y de los créditos hipotecarios para los usuarios del sector bancario al hacer reconversión de los intereses ante el nuevo peso.

* Los artículos que cuesten entre $200 o $500 serían los más proclives a incrementar su valor, una vez pasen a costar 2 centavos o 5 centavos, lo que generaría un impulso inflacionario.

* Habría que regresar a la época de las monedas de un centavo, de 10, 20 y 50 centavos, lo cual implicaría que la industria textil tendría que diseñar y hacer bolsillos mejor reforzados en costuras para suportar el peso de estas monedas en las prendas de vestir, lo cual incrementaría su costo de adquisición.

* El alto costo de la campaña publicitaria y de orientación a la población para educarlos en la familiarización de la nueva unidad monetaria y evitar confusiones en cuanto a entender las relaciones entre los precios y el valor de los artículos.

* Se produciría un impacto psicológico en los colombianos, pues considerarían como una pérdida de valor sus propiedades.

* Se incrementaría la importación y la demanda interna de minerales tales como: el cobre, el níquel, aluminio y el zinc para hacer las aleaciones a base de estos metales y poder acuñar nuevas monedas con denominaciones menores.

 

Se abre una puerta de oportunidades para el campo

Los habitantes de los 25 corregimientos de Valledupar que durante varios años fueron afectados por el conflicto armado disfrutarán espacios de dignificación y desarrollo a través de planes de vivienda, empleabilidad, servicios públicos, alimentación, salud, educación y reactivación económica.

La puerta de oportunidades para municipio se abre con los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, cuya construcción inició en la capital del departamento con el apoyo de la estrategia Agrópolis y el programa de Emprendimiento y Empleo de la Oficina Asesora de Planeación, en cabeza de Franklin Daza Suárez.

“Estamos velando por la producción, las vías y por los indígenas, incluyendo las 180 veredas y los 10 asentamientos de nativos. El desarrollo rural es lo que necesitamos y anhelamos”, aseveró la coordinadora de Agrópolis, Elida Ochoa Quintana, durante una jornada de nucleación veredal, en la que se identificaron las zonas donde la Agencia de Renovación Territorial, ART, va a empezar su despliegue o su intervención en los territorios.

 

Definidas las veredas se realizará una preasamblea con las comunidades donde se elegirán los líderes que conformarán el equipo motor que las representará en la construcción de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial. “Éstos en una segunda fase van a reunirse a realizar mesas de trabajo donde van a concertar y a priorizar iniciativas, a hacer diagnósticos participativos de la población para luego en una tercera etapa con asambleas comunitarias validar todo este ejercicio y todo este trabajo”, explicó la gestora municipal de la ART, Mery Laura Caro Molina.

Los PDET son un instrumento de planificación por medio del cual se pueden implementar con mayor celeridad todos los recursos que prevé la Reforma Rural Integral y tienen el objetivo final de reducir las brechas sociales que han existido entre el campo y la ciudad a un 50 %”, aseguró la funcionaria.

 

Cabe destacar que Valledupar es uno de los municipios del Cesar priorizados por el gobierno nacional, entre los que también se encuentran: Codazzi, Becerril, La Jagua de Ibirico, Pueblo Bello, La Paz, San Diego y Manaure. El departamento figura en la subregión Sierra Nevada Perijá, que es integrada por La Guajira y Magdalena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 canada goose kinderessay writer

https://valleduparsiemprealdia.com/wp-includes/images/wlw/